Qué estoy haciendo

Solía escribir en este blog en inglés sobre alguna que otra cosa de mi vida. Lo hacía en inglés porque me preocupaba que alguien que me conociese pudiera encontrarlo. A veces soy un poco ególatra, como si alguien se fuese a molestar en buscarme específicamente a mí en internet. Después me arrepentí (y sentí un poco de vergüenza ajena hacia mi persona) y decidí borrar todo lo escrito. Y aquí estoy, otra vez, pero ahora en castellano. Probablemente me arrepienta de nuevo, de aquí a tres meses, pero por algún motivo, ahora mismo, escribir no me parece tan mala idea.

No sé. Necesito poner mis ideas en orden, y la constante sensación de ser un estorbo para las pocas personas que aguantan mis movidas mentales no ayuda (que me dicen que no molesto, pero si yo pudiese controlar como me siento no estaría a las tres de la madrugada de finales de agosto escribiendo esto). Y en inglés la cosa no estaba funcionando, me rayaba más por el inglés que por lo que realmente quería desahogar, así que en castellano escribiré de ahora en adelante. Que tampoco sé qué demonios voy a escribir. Mis movidas. Aunque yo no tengo movidas. Mi vida no es lo suficientemente intensa como para tener movidas.

Quizá estoy cansada de que en cada red social que tengo intento ser positiva. Mostrar que todo va bien. Pista: no todo va bien. Nunca a nadie le va todo bien. O quizá sí pero esa gente no se junta conmigo. Pero yo necesito un espacio en el que no tener que fingir que todo va maravillosamente y a la vez no estresarme ante la idea de ser una carga para nadie. Y eso es lo que haré en este blog, de aquí a que cambie de idea.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría